viernes, 4 de mayo de 2018


EL TRÍO O TRIDENTE

La incapacidad de los gobernantes murcianos es muy manifiesta, básicamente porque se tapan los oídos cuando se habla, cuando gritan los ciudadanos por los problemas que les acucian. Nunca hubo en este país tan malos gestores o políticos que sepan defender las reivindicaciones de los ciudadanos como es debido o que al menos sean capaces de sentarse a dialogar y convenir lo más beneficioso para las partes, y así es, tanto en la Comunidad de Murcia como a nivel estatal.
Es terrible el deterioro de las Instituciones de España, la caída en picado del prestigio de los tres pilares básicos: el poder legislativo, el poder ejecutivo y el judicial, la gestión de la mayoría de los políticos, incapaces de solucionar problemas sociales que tienen a los ciudadanos más crispados que nunca y todo esto sumado a los casos de corrupción que afloran cada día y parecen no tener fin.

En mi opinión estamos viviendo el peor desgobierno desde la instauración de la 'Democracia' en nuestro país. Además de la manipulación cruenta de los medios de comunicación, que en la mayoría de los casos están tomados por el gobierno central, tergiversando la información para su propio beneficio y el de su partido, un PP más que corrupto, considerado de largo el partido político más corrupto de Europa. Aunque en nuestro descargo he de decir que afortunadamente el ciudadano de hoy no es el ciudadano de hace casi 40 años, ya no nos creemos nada. Pocas tesis políticas nos convencen.

Pero en este texto me quiero ceñir a lo que ocurre en mi entorno; en nuestra querida y desprestigiada Región de Murcia, para ello tengo que hablar del tridente, sí, el trío que forman 'tres figuras tres', figuras ya deformadas, valga el juego de palabras: Noelia Arroyo, José Ballesta y López Miras. Su incapacidad e inutilidad de gestión es manifiesta a nivel político para con la Comunidad Autónoma de Murcia. La portavoz del Gobierno Regional y Consejera de Cultura quizá sea la figura política más patética, una efigie de piedra, una mujer que se ha dedicado en los últimos tiempos solo a defender al expresidente de la Comunidad, un tal PAS, y claro, ha salido escaldada, pues se veía venir que este hombre llevaba camino del banquillo de los acusados y que iba a ser juzgado en breve por delitos básicamente de corrupción política: abuso y manipulación de poder y unas cuantas arengas más. Ahora aspira a la alcaldía de Cartagena; no sé yo... José Ballesta, otra piedra de sol, el todavía Alcalde de Murcia, y que parece ser, tiene los días contados, ha optado por una actitud pasmosa sobre todo ante el asunto del Soterramiento, literalmente ha estado pasmado y sigue abrumado por su propia incredulidad, principalmente por confundir el verdadero carácter de sus parroquianos. Y el joven e inexperto Presidente de la Comunidad de Murcia es una piedra sin tallar, un bravucón recién salido de la escuela del PP que quiere convertir a la Región de Murcia en una especie de Ciudad de Cristal, a lo Paul Auster, donde primen básicamente los asuntos comerciales, económicos y cosmológicos, ante los humanos, aviado va con sus zigzags, incluso queriendo medirse en Madrid, con declaraciones tan espesas como que la Cifuentes era una mujer honrada.

Así pues este trío al que los cronistas políticos más expertos le auguran muy corta vida, pareciera que quieren morir matando, haciendo daño a la ciudadanía que le grita, y ahora cada vez más voces y más fuertes, por una gran cantidad de problemas sociales y económicos a la espera de que estas tres figuras sean capaces de gestionar algo medianamente bien. Sus amos desde Madrid les imponen una postura muy lejana, injusta y llena de desconocimiento de la realidad de nuestra Comunidad, de sus soluciones, infraestructuras e ideosincrasia. Así pues, los problemas siguen tomando cuerpo y trascendiendo a niveles estelares.

Por tanto, señora y señores del trío, el pueblo, los ciudadanos, les piden que abran bien los oídos para escuchar sus quejas, desoigan a sus amos, que lejos quedan. Somos nosotros los que pagamos para que ustedes nos sirvan. Y por supuesto, siempre: ¡Murcia a tope!; por una Región de Murcia, mucho mejor.



                                                      José Cantabella






No hay comentarios:

Publicar un comentario