viernes, 23 de marzo de 2018


MICRORRELATOS POLÍTICAMENTE CORRUPTOS


Uno


                                   In memoriam José Miras



Si mi abuelo materno levantara la cabeza, aún no podría ver terminado el Auditorio de Puerto Lumbreras, y seguramente diría que todo fue un sueño.


(Fotografía de Miguel Aznar)




viernes, 16 de marzo de 2018


LOS AZULES Y LAS SOMBRAS


Yo no puedo decir
que anduve
delante ni detrás
de los llamados grises,
pero sí puedo afirmar
con total rotundidad
que se está produciendo
una gran barbarie
en las vías del tren,
muy al Sur de la ciudad,
muy cerca de mi casa.

Ahora no sé cómo
les llaman
a estos policías
que reciben ordenes precisas
de sus superiores
para aporrear a los ciudadanos sureños,
gentes
que defienden o tratan
de defender un barrio
donde sus casas corren peligro;
donde los hijos, nietos y primos,
cruzan a menudo
el casi infranqueable paso a nivel;
un paso horrendo, lugar ralo que ya
es inhóspito, intransitable; donde
se apiñan grúas, excabadoras, enormes maquinarias,
sitiadas también, un apeadero de ruidos guturales,
en dónde las autoridades
se empeñan en demostrar
lo que no existe: la paz, la convivencia.

Ahora, mis vecinos
se apresuran en las sombras
a contarme de subfusiles, de metralletas,
porras y pistolas, y llaman
de nuevo grises a los azules;
aptitudes, acciones, que yo
creía enterradas, olvidadas. Me hablan
de amenazas ocultas
entre la maleza de las vías,
de declaraciones enérgicas
contra el pueblo,
medidas, multas, un desafío bravo
de la autoridad en la periferia
contra los débiles ciudadanos.

Ya puedo decir y contar
que anduve, o más bien, que
ando o corro a menudo
detrás o delante
de los azules o grises; yo
que pensaba que nunca
viviría aquello que es esto,
que fue entonces espanto, y es ahora;
barrios aislados, oscuridad, algo terrible
que espero y deseo
acabe pronto;
que se hable o pacte o acuerde
sin violencia, sin desafíos,
que ascienda hacia nosotros
un aire repleto de luz,
como consiguieron
nuestras madres y padres:
ellos nos enseñaron a virar,
fueron
aquellos padres y madres ejemplares del 78,
mujeres y hombres
que poco
se parecen a los nuevos y apresurados gobernantes;
pensadores
que no tuvieron que armar con subfusiles
a sus agentes,
que prefirieron hablar sin límites
antes que mandar a atizar, políticos
llenos de sabiduría y conocimiento;
que lo dieron todo por un pueblo noble,
mujeres y hombres de raza,
que nada se parecen
a los que ahora, personas sombreadas de nubes
que mandan a los azules
a las vías del tren de mi ciudad,
el paraíso de mi infancia,
atiborrado de amapolas y guijarros,
un lugar donde la existencia
no tenía fronteras: aquí
donde vivo y sufro,
muy al sur de Murcia.





martes, 13 de marzo de 2018


KISS



El beso que ahora
te doy, Lamia,
es
como una fuente
que ríe, y empapa
tu bello rostro,
además, es
como aquel ángel
que al pasar
crea en ti, no un silencio
sino una hermosa
sonrisa, y añade
una peca más.

El beso que hoy
te ofrezco, Lamia,
cruza, también
mi alma, y
sólo tú
puedes sentirlo, ese beso
que mañana
hará crujir
mi hollado corazón.


(Imagen: Lovers. Carmen Cantabella)