viernes, 22 de abril de 2016

LAS GREDAS DE BOLNUEVO


                                                                                A Eloy Sánchez Rosillo




el viento
continúa erosionando
las Gredas de Bolnuevo
el tiempo
prosigue deteriorando
a ese hombre que, extasiado, las contempla
hasta que un día
no haya gredas ni hombre.









(Este poema pertenece a mi libro: Los sueños cotidianos (Azarbe, 2.011)




lunes, 18 de abril de 2016

EL REALISMO MÁGICO, EL PP, Y OTROS DEMONIOS.
(A modo de sátira o drama en seis actos)



ACTO UNO

A mi entender, y creo
que para muchos
lo que caracteriza al PP, el partido político
que desgobierna España
en los últimos años, es
el gran paralelismo que tiene
con el realismo mágico, el gran
movimiento que lideró
a finales de los años sesenta
del siglo XX el escritor colombiano,
Gabriel García Márquez.

ACTO DOS

Un partido 'liderado'
como todos saben
por D. Mariano Rajoy, que
lo aproximo
fielmente a la figura de Melquiades, uno
de los primeros protagonistas
de Cien años de soledad,
cuando el gitano
trata de todas las maneras
de seducir y engañar
al protagonista, Jose Arcadio Buendía,
que sería el pueblo español, los ciudadanos de a pie.

ACTO TRES

La única diferencia
entre la novela del escritor colombiano,
y, la realidad española es, D. Mariano,
que ya las lupas, los imanes, las dentaduras postizas,
las alfombras mágicas, y ríos de oro,
los aderezos y demás componentes, los españoles
no los vamos a adquirir
ni a intercambiar, el pueblo español,
la ciudadanía, ha evolucionado y 'no
nos la van a meter doblada...'

ACTO CUATRO

El ciudadano medio español
ha crecido aunque ustedes no lo crean.
Ya no, D. Mariano, y todo su séquito¡
España está cambiando
hacia una nueva construcción política, con líderes
que, aunque despacio, empiezan
a dar indicios de una nueva era, que no cambio.
No necesitamos
ningún cambio, las instituciones democráticas
están creadas, sólo políticos nítidos y transparentes,
que no roben, ni delincan, pues
han proliferado los chacales, los lobos,
la gentuza y el desmán por la avaricia del dinero fácil.

ACTO CINCO

Sé que va a costar, que
la clase conservadora de este país anda
muy confundida, tanto como los de izquierdas,
y demás ideologías.

No mas engaños, no más Melquiedades, solo
en la Literatura, ya no más rufianes de la realidad
que juegan
con el dinero de los ciudadanos. Cambiemos
la leyes, la carta magna, los poderes legislativos, todo
lo que haga falta para una nueva era.


ACTO SEIS

!Que resurjan
las Instituciones democráticas,
el respeto recíproco entre ciudadanos y políticos,
ya no más 'macondos' literarios
en los medios de comunicación,
no más esperpento, no más daño,
y, sobre todo
no más desgobierno, no más demonios...!


FIN




                                                                                                                          José Cantabella















martes, 5 de abril de 2016

ANGEL PANIAGUA EN EL MUSEO RAMÓN GAYA DE MURCIA


La lectura del poeta Ángel Paniagua hoy en el Museo Ramón Gaya de Murcia es un acto literario de primera magnitud, pues estamos ante una de las voces más poderosas que ha dado la Literatura Murciana en los últimos veinticinco años, una obra que ha ido creciendo en prestigio y en consideración por parte de la crítica y los lectores.

Influenciado como todo gran poeta por sus muchos dioses: Homero, Horacio, Catulo, Cernuda, Yeats, Juan Ramón Jiménez, Francisco Brines, Charles Simic, Gonzalo Rojas, Claudio Rodríguez, Ph. Larkin, Federico G. Lorca, y un largo etcétera; autores a los que ha leído muy atentamente el poeta y traductor, Ángel Paniagua, nacido en Plasencia en el año 1.965, y criado literariamente entre Cartagena y Murcia, supo encontrar desde bien pronto algo que es muy difícil para un poeta: su propio estilo. Y cuando hablo de estilo me refiero a ese término literario que adquieren solo algunos grandes escritores: 'identikif'; y en Ángel Paniagua esa denominación es claramente haber sabido hallar el misterio de atrapar con sus versos lo inasible y lo inexpresable, y de este modo regalárselo a sus lectores con un lenguaje vívido, pasional y crítico, donde lo nuevo y lo clásico se unen para encontrar ese cielo llamado realidad, que es en muchas ocasiones el reflejo, la síntesis de un itinerario vital e ideológico.

Estoy convencido de que esta noche el público que asista al recital de Ángel Paniagua a las ocho de la tarde en el Museo Ramón Gaya de Murcia, saldrá cuanto menos emocionado y estigmatizado por unos versos de una arquitectura perfecta, y un lenguaje siempre original, una simbiosis que rozará no solo el intelecto, sino el alma de los escuchas.


                                     (Ángel Paniagua fotografiado por Vicente Velasco)