miércoles, 25 de octubre de 2017

LAS HORMIGAS



                          A Carmen, mi hormiga preferida



Cada vez me interesan más las hormigas, no es una sentencia vehemente de un día torcido o de un levantamiento matutino personal con mal pie; es una realidad, y lo afirmo rotundamente: cada día siento más admiración y afecto por las horminas, estos maravillosos y curiosos formícidos, insectos fantásticos que siempre despertaron la admiración de todas las razas y épocas de los seres humanos desde la noche de los tiempos. Es muy probable que algún día y no muy lejano me haga mirmecólogo, es decir estudioso de estos apasionantes y admirados insectos eusociales o bien buscar la forma de tranasformarme en una hormiga.

Cuando estoy en mi casa, ahora ya con más tiempo para todo, me dedico a observarlas en suelo de la terraza, las veo ir de un lado para otro y me emociona verlas a mi alrededor, mostrándose ante mí como animales superiores, insectos gigantescos que nos ganan en todo a los humanos; incluso llego a pensar que me miran de soslayo cuando oigo las noticias en la ya necesaria radio portátil, de este mundo asolado por la mediocridad de los sucesos diarios en un Planeta ya casi descompuesto por la barbarie del ser humano. Y ellas, las hormigas, tan fieles a sí mismas, ahí siguen en mi terraza, rodeando las macetas, haciendo una fila de trabajo, de consulta, de entendimiento, tan disciplinadas siempre, tan afables con sus metódicas labores, con su complicidad y armonía entre ellas. Ahí en ese momento es cuando me viene el verdadero mal humor y mi rechazo por los seres humanos que nos pasamos la vida creando conflictos, seres humanos que se odian, que se envidian, que se repelen. Entonces vuelvo a mi tarea de mirar a las hormigas. Y estaría todo el día relajadamente escrutándolas, adorándalas, en definitiva, ayudándolas a construir su mundo para ser un poco mejor, ya que en el mío ando tan confuso con las noticias de última hora que ya estoy pensando y buscándome fórmulas magistrales para convertirme en uno de esos maravillosos formícidos, esos deslumbrantes insectos eusociales que no dejaré de admirar, sobre todo para seguir teniendo paciencia con las noticias que siguen llegando atropelladamente en este mundo caótico en el que vivo.



(Este Antiartículo se publicó en el Periódico digital Vegamediapres el martes 27 de Octubre del año 2.017).

domingo, 22 de octubre de 2017

UN CUADRO DE GIORGIO DE CHIRICO HECHO POEMA

Me desvestí
en el Louvre ante Velázquez. Después
empecé a disfrazarme despacio
para retratar-
me, no para ser
el vanidoso pintor retratado
con trajes de otras épocas clásicas,
sino porque aquéllos
eran
más coloristas
y ricos.  Busqué siempre
la belleza,
materia del verdadero oficio de pintor;
un juego de emulsiones, sensaciones
complejas
que son muy difíciles de pintar.
La pincelada
dicha en su perfecta manera,
en hermosa horizontalidad:
esa armoniosa
conexión entre trazo y cerebro. Esa
gracia divina
que Natura me concedió;
naciendo así
mi arte sin resistencia. Luego
estudié
la relación, el vínculo,
la idea de la existencia,
la precisa visión,
miradas interiores metafísicas,
Materia pura, meditación
de lo cotidiano;
figuras de maniquí, y así hallé
inteligencias sobre-
impresionistas, naturalezas muertas:
la metafísica. Más tarde
acometí oleos que eran
vidas silenciosas.
Piezas sueltas se unieron
ante mí, desafíos, naturaleza mundana.
Fuerza y audacia aquél  interior, objetos,
techo y  cielo, tratar de entender y expresar
la voz remota se las cosas:
una estatua, un templo,
lo clásico, gladiadores, la nostalgia
antigua de
Atmósferas literarias,
una novela desconcertante
pinté
con mis pinceles,
para vestirme en el Prado
mirando, ahora yo,
al maestro Velázquez.



jueves, 19 de octubre de 2017

DOS POLÍTICOS Y UN CORO DE ÁNGELES


       A Mercedes Miras Pérez




(Sátira en tres actos)


ACTO I




(Se abre el telón y aparecen dos seres extraños en una sala oscura, al fondo, un cuadro de Andy Warhol, que brilla en esa oscuridad).

RAJOY: - Que digo que... ¿Que si has declarado la Independencia? Vamos... es por saberlo, es que aún no lo sé, no es por nada, es solo por saberlo, ¿Sabes...? Eso... por saberlo...

PUIGDEMÓN: Vamos a ver... A mí no me hagas esa pregunta tan complicada. ¿Podrías tú resumir un poco o explicarte mejor?, es que no te entiendo bien...

A continuación
                          los dos hombres
se asoman a la ventana, y mirando al cielo, lo que ven sus ojos, solo sus ojos, es un coro de ángeles acuñando diferentes banderas de diversos colores, aclamando a los nuevos próceres.

(Se baja el telón).



ACTO II





(Con el telón bajado, una voz en off reflexiona de forma epistolar).

Los políticos y no muy señores míos: Rajoy y Puigdemon, dos figuras que se alejan de lo que tiene que ser para mí un político, dos señores a los que los ciudadanos les pagamos con el pago de nuestros impuestos, estos días rozan el esperpento, sí, lo grotesco, lo desatinado que dice la defininición del término según la RAE. Y tanto es así que andan mandándose mensajes o cartas llenas de desaciertos, amenazas y misivas, que tienen al conjunto de la población o a una mayoría hasta las narices de su farándula. Más les vale por el bien general de los ciudadanos de a pie que intenten ya de una vez buscar soluciones a este conflicto, que ellos mismos han creado y complicado y exaltado.



ACTO III




(De nuevo se abre el telón, la luz es tenue, y aparecen ahora los dos seres extraños sentados uno enfrente del otro en una mesa de matanza de cerdos, unos cuchillos de degollar muy afilados esperan en uno de los bordes. Ante ellos una imagen de La leyenda negra en la trasera de un autobús urbano, de Carmen Cantabella).


PUIGDEMÓN: -!Que declaro la Independencia!.

RAJOY: -!Pues te aplico el sábado el 155!

(De nuevo el coro de ángeles aparece, pero de pronto desaparece tras una nube de humo, de espanto).

(Se baja el telón)


FIN







domingo, 15 de octubre de 2017

INDEPENDENCIAS 


Creo
mucho más en mi independencia como individuo que en una independencia colectiva, pues la independencia como individuo no sujeto a organizaciones políticas, sociales o religiosas (plagadas de banderas y fronteras) me ofrece esta libertad, de la que tanto disfruto
                                        diciendo siempre, con el debido respeto,
                                                                                          lo que me da la gana.


(Foto de Carmen Cantabella)


UN POEMA DE R. TAGORE. DE SU LIBRO: EL JARDINERO.

20

Día tras día, viene y se vuelve a ir. Anda, hermana, dale esta flor de mi pelo. Y si pregunta quién se la manda, no se lo digas, que sólo viene y se va.
Míralo allí, sentado en la tierra, bajo el árbol. Ve, hermana, y tiendele una alfombra de hojas y flores, que sus ojos están tristes y llenan de pesar mi corazón. Nunca dice lo que está pensando, sólo viene y se va
.



EL ÚLTIMO VIAJE

I
Ella misma fue la primera sorprendida cuando se vio salir de la fiesta de cumpleaños de su mejor amiga en dirección a la playa que no distaba más de cincuenta metros. Fue entonces cuando se dio cuenta de lo mucho que había bebido, y de lo sola que se sentía desde hacía mucho tiempo. Por eso no le costó dejarse llevar por un cuerpo entregado a aquella soledad ya compañera de un largo e interminable viaje, se detuvo en la orilla de la playa a contemplar el horizonte, y por mucho que oteaba a con su vista cansada y derrotada, no pudo ver más que su alma solitaria, su corazón desganado,  su psiquis marchita, junto a un sol anaranjado que anunciaba el fin de otra triste tarde más, tan reconocidas por ella. Se apresuró en ese instante a introducirse en el mar calmo, y sintió un gran escalofrío tan desagradable, que su cuerpo se heló tanto o más que sus abatidos sentidos. Retrocediendo se dejó caer en la arena caliente, se amarró con todas sus fuerzas a ese calor, fue entonces cuando se dio cuenta de que estaba pensando en aquel hombre que la había visitado en el estudio en donde pintaba muy céntrico de la bella y olvidada ciudad de Recuerdo, en donde vivía. 
II
De esa manera fue cuando advirtió que su vida estaba a punto de cambiar, un calor intenso hizo que junto al alcohol ingerido entrara en un sopor ya irresistible. Se dejó abandonada a cualquier suerte, ya adormilada, no fue capaz de resistirse; en el sueño él estaba en su escritorio sentado, escribiendo para ella un relato en el que una mujer, una hermosa mujer de cabellera rubia, salía de la fiesta de cumpleaños de su mejor amiga, embriagada de alcohol, se dejaba llevar por una derrumbe emocional, asistía pues ante sí misma ante el ceremonial del fin de una vida ya antigua, casi olvidada. 
III
Fue entonces cuando despertó del sueño,decaía la tarde, estaba ahora junto al cuadro nuevo que pintaba desde hacía unos días, en él un hombre al que amaba con todas sus fuerzas, escribía, ahí fue cuando todo se desveló ante ella, un hombre que a su vez, la amaba con locura escribía la historia de un amor incipiente, un amor duradero, un amor eterno, lo que siempre deseó, la historia de una pintora, una mujer ebria de alcohol, entregada a cualquier suerte, en una playa, que era un estudio donde una mujer pintaba, que era un escritorio, donde un hombre escribía...
IV

Se vistió rápida, pues su marido, el hombre al que ella ya no amaba, la esperaba inquieto, como siempre, para salir, pues la noche se echaba casi encima, no le dio tiempo casi a peinar su larga cabellera rubia, menos aún ponerse carmín en sus bellos labios. Salieron juntos del edificio, cogieron su coche aparcado muy cerca, una vez montados, él sonrió con cierta malicia, convencido de que no volverían muy tarde de la fiesta de cumpleaños de la mejor amiga de su mujer, ella miró hacia atrás a sabiendas de que era su último viaje junto aquel hombre casi desconocido con el que vivía desde hacía demasiados años. 

(Imagen: Luc Tuymans. Mortsel, Bélgica, 1958)

domingo, 8 de octubre de 2017

EL TRIDENTE



  Quienes creen en la Trinidad, afirman
que en Dios existen tres personas:
Padre, Hijo y Espíritu Santo.




La impacacidad de los gobernantes murcianos es muy manifiesta, básicamente, porque se tapan los oídos cuando hablamos, o cuando gritan los ciudadanos por los problemas que les acucian.

Sólo centrándonos en dos temas que me ha tocado vivir muy de cerca últimamente, y que son, por un lado los 6 trabajadores del Museo Ramón Gaya que llevan casi 10 meses sin cobrar, y por otro lado el Soterramiento de las vías del tren para la llegada del Ave o Corredor del Mediterráneo, ya tendríamos más que quejas y disgusto de nuestros desafortunados regentes.
Nunca hubo en este país tan malos gestores o políticos que sepan defender las reivendicaciones de los ciudadanos como es debido o que al menos sean capaces de sentarse a dialogar y convenir lo más beneficioso para las partes, es así tanto en la Comunidad de Murcia como a nivel nacional. Es terrible el deterioro de las Instituciones de España, la caída en picado del prestigio de la mayoría de los políticos, incapaces de solucionar problemas sociales que tienen a los ciudadanos más crispados que nunca. En mi opinión estamos viviendo el peor desgobierno desde la instauración de la 'Democracia' en nuestro país. Además de la manipulación cruenta de los medios de comunicación, que en la mayoría de los casos están tomados por el gobierno central, tergiversando la información para su propio beneficio y el de su partido, un PP más que corrupto, considerado de largo el partido político más corrupto de Europa.
Aunque en nuestro descargo he de decir que afortunadamente el ciudadano de hoy no es el ciudadano de hace casi 40 años, ya no nos creemos nada. Pocas tesis políticas nos convencen.

Pero en este texto me quiero ceñir a lo que ocurre en mi entorno; entonces tengo que hablar del TRIDENTE, sí, el tridente que forman 'tres figuras tres', figuras ya deformadas, valga el juego de palabras: Noelia Arroyo, José Ballesta y López Miras. Su impacapcidad e inutilidad de gestión es manifiesta a nivel político para con la Comunidad Autónoma de Murcia..
La portavoz del Gobierno Regional y Consejera de Cultura quizá sea la figura política más patética, una efigie de piedra, una mujer que se ha dedicado en los últimos tiempos solo a defender al expresidente de la Comunidad, un tal PAS, y claro, ha salido escaldada, pues se veía venir que este hombre llevaba camino del banquillo de los acusados y que iba a ser juzgado en breve por delitos básicamente de corrupción política: abuso y manipulación de poder, y unas cuantas arengas más. José Ballesta, otra piedra de sol, el todavía Alcalde de Murcia, y que parece ser tiene los días contados, ha optado por una actitud ante el asunto del Soterramiento literalmente pasmosa, es decir, ha estado pasmado y sigue abrumado por su propia incredulidad, sobre todo por confundir el verdadero carácter de sus parroquianos. Y el joven e inexperto Presidente de la Comunidad de Murcia es una piedra sin tallar, un bravucón recién salido de la escuela del PP que quiere convertir a la Región de Murcia en una especie de Ciudad de Cristal, a lo Paul Auster, donde primen básicamente los asuntos comerciales, económicos y cosmológicos, ante los humanos. Así pues este TRIDENTE, al que los cronistas más expertos le auguran muy corta vida, pareciera que quieren morir matando, haciendo daño a la ciudadanía que le grita, ya le chillaron por la gran injusticia cometida con los 6 trabajadores del Museo Gaya, un asunto que aún sigue pendiente de resolverse; y ahora que son muchas más las voces y más fuertes por un soterramiento de la vías, el mismo asunto, que estas tres figuras son incapaces de gestionar porque sus amos desde Madrid les imponen una postura muy lejana, injusta y llena de desconocimiento de la realidad de nuestra ciudad, de su infraestructura e ideosincrasia. Así pues, los problemas siguen tomando cuerpo y trascendiendo a niveles estelares.

Por tanto, señora y señores del TRIDENTE, el pueblo les pide que abran bien los oídos para escuchar sus quejas, desoigan a sus amos. Somos nosotros los que pagamos para que ustedes nos sirvan, como dios manda... Y por supuesto: ¡Murcia a tope!









miércoles, 4 de octubre de 2017

A GOLPE DE NOBEL DE LITERATURA


Mañana, jueves 5 de Octubre se falla el Nobel de Literatura. Si yo tuviera que otorgarle el premio Nobel de Literatura a un escritor español sin duda se lo otorgaría a Juan Marsé, pero claro, yo no pertenezo ni perteneceré a ninguna Academia, no creo en las academias ni en los diccionarios oficiales, ni en los acadecimistas, ni en los suplementos literarios, ni en revistas literarias de yo te pongo en la mía y tú me pones en la tuya. Creo en la lectura como ejercicio de intimidad, y en los gustos literarios de algunos críticos, en el criterio de algunos amigos y poco más. Lo demás son golpes de ciego de la cultureta y sus adeptos: los listos, los áun más listos aún, los listillos que todo lo saben y que se chupan las parótidas, luego están los que critican al otro porque ya no es amigo o no le cae bien ahora a sabiendas que son buenos escritores, los reseñadores falsos e 'inchoerentes' del momento apropiado: yo te reseño, tú me reseñas, el País, reseña, el suplemento regional, reseña; pero eso son otros López.
Bueno, a lo que voy, a golpe de Nobel de hoy para mañana vamos, y así no vamos bien, pues está tan politizan tanto, que se lo quieren dar este año, o entra en la quinielas, a Javier Marías, reconozco que me gusta una parte, pero le he perdido el respeto por las tonterías que dice siempre un mes antes de de publicar sus novelas, por lo mucho que ha bajado el nivel de sus últimas novelas. No, a Javier Marías, yo no se lo daría; pero claro, ¿Quién soy yo? Que no soy académico de nada...
Lo dicho, mi Nobel para un español, que escribe un gran español, que cuenta historias como muy pocos y que admiro desde siempre: JUAN MARSÉ, el gran amigo del Pijoaparte. Un hombre que como yo, no se casa con nadie, un escritor como casi ninguno.







martes, 3 de octubre de 2017

PICASSO


Mira, maestro,
cómo
vuelven las imágenes
más trágicas
de tu memoria.
Aquellas que 
quisiste espantar
de tu mirada
para siempre en El Guernica,
y, que todos,
hace muy poco
se pavoneaban
en su ochenta cumpleaños. 
Ahora vuelven estos
y aquellos
a olvidar de nuevo
tu mensaje, maestro:
la barbarie, la deshumanización
de la belleza.

Picasso, píntanos
de nuevo.