martes, 5 de abril de 2016

ANGEL PANIAGUA EN EL MUSEO RAMÓN GAYA DE MURCIA


La lectura del poeta Ángel Paniagua hoy en el Museo Ramón Gaya de Murcia es un acto literario de primera magnitud, pues estamos ante una de las voces más poderosas que ha dado la Literatura Murciana en los últimos veinticinco años, una obra que ha ido creciendo en prestigio y en consideración por parte de la crítica y los lectores.

Influenciado como todo gran poeta por sus muchos dioses: Homero, Horacio, Catulo, Cernuda, Yeats, Juan Ramón Jiménez, Francisco Brines, Charles Simic, Gonzalo Rojas, Claudio Rodríguez, Ph. Larkin, Federico G. Lorca, y un largo etcétera; autores a los que ha leído muy atentamente el poeta y traductor, Ángel Paniagua, nacido en Plasencia en el año 1.965, y criado literariamente entre Cartagena y Murcia, supo encontrar desde bien pronto algo que es muy difícil para un poeta: su propio estilo. Y cuando hablo de estilo me refiero a ese término literario que adquieren solo algunos grandes escritores: 'identikif'; y en Ángel Paniagua esa denominación es claramente haber sabido hallar el misterio de atrapar con sus versos lo inasible y lo inexpresable, y de este modo regalárselo a sus lectores con un lenguaje vívido, pasional y crítico, donde lo nuevo y lo clásico se unen para encontrar ese cielo llamado realidad, que es en muchas ocasiones el reflejo, la síntesis de un itinerario vital e ideológico.

Estoy convencido de que esta noche el público que asista al recital de Ángel Paniagua a las ocho de la tarde en el Museo Ramón Gaya de Murcia, saldrá cuanto menos emocionado y estigmatizado por unos versos de una arquitectura perfecta, y un lenguaje siempre original, una simbiosis que rozará no solo el intelecto, sino el alma de los escuchas.


                                     (Ángel Paniagua fotografiado por Vicente Velasco)







No hay comentarios:

Publicar un comentario