jueves, 11 de agosto de 2016



                               Gitanjali



1


Fue tu voluntad hacerme infinito. Este frágil vaso mío tú lo derramas una y otra vez, y lo vuelves a llenar con nueva vida. Tú has llevado por valles y colinas esta flautilla de caña, y has silbado en ella melodías eternamente nuevas. Al contacto inmortal de tus manos, mi corazoncito se dilata sin fin en la alegría, y da vida a la expresión inefable. Tu dádiva infinita sólo puedo recogerla con estas pobres manitos mías. Y pasan los siglos, y tú sigues derramando, y siempre hay en ellas sitio que llenar.




Rabindranath Tagore (1.861-1941). Poeta y filósofo bengalí, reconocido con el Premio Nobel de Literatura en el año 1.913.

1 comentario:

  1. Vida y eternidad, fluyen en amor incondicional...

    Me encanta leer a Tagore.
    Un abrazo.

    MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar