domingo, 30 de octubre de 2016

AÑOS FUGITIVOS. (Crónica personal de Moratalla). Pascual García.
Ediciones Gollarín. 2.012.



Cada nueva entrega de un libro de Pascual García (Moratalla, 1962) es una excelente noticia para sus ya numerosos lectores y seguidores, independientemente del género de la obra publicada, pues estamos ante un autor plural, poliédrico y vario, que domina diferentes géneros literarios con una maestría poco habitual en nuestras letras, y esto lo certifica Años fugitivos. Crónica personal de Moratalla, un magnífico libro de artículos. Un libro memorístico, que entraña otros y muy variados aspectos, textos que fueron publicados semanalmente en el periódico El Noroeste, artículos escritos con el estilo cuidado, elegante, sobrio y preciso que nos tiene ya acostumbrado nuestro autor sobre Moratalla, su pueblo, textos en los que con suculenta sabiduría despliega toda la magia y realidad de una época, de un espacio, que el escritor convierte en leyenda, en mitología.
Artículos, que algunos de ellos podrían ser considerados relatos: híbridos, que poseen la perfección requerida en un contexto técnico que si no se domina se puede escapar de las manos del autor, no siendo este el caso, pues lo textos, técnicamente perfectos, llegan con claridad y nitidez al lector sensible, que rápidamente reconoce el talento de nuestro escritor, dotando a estas páginas muy literarias de ternura, de ironía, sobresaltos, sarcasmo, caos, también de risa, de terror, y de lo improbable, participando estos aspectos de la realidad de un tiempo y espacio que alguien pensaba que conocía, y que Pascual García, con su mano experta, reinventa un nuevo mapa del territorio a cada artículo, a cada palabra, además con una gran lucidez, convirtiéndolo todo en fábula.
Cada artículo de Años fugitivos es una dentellada de sabiduría que nos brinda nuestro autor en este excelente libro, publicado recientemente por Gollarín, volumen en el que su autor con su maestría habitual pliega y despliega temas como la infancia, los recuerdos, la familia, el amor, el paso del tiempo, los juegos, la vejez, los contextos sociales y políticos de un tiempo, la emigración, los trabajos, el campo, la guerra, la difícil posguerra, la llegada de la democracia, un nuevo tiempo, la educación y así un largo etcétera, en donde algunas veces aparecen textos, con su brillante prosa, que se aproximan al diario o a la reflexión filosófica, tan ricas en matices.
En estas páginas, en cada artículo, nuestro autor capta sin duda, nuevas formas de la condición humana del hombre rural, pero también, la del hombre que quiere progresar y modernizarse, en busca de un destino que parece estar esperándole. Pero también el lector de este espléndido libro tiene asido a sus manos el testimonio de un hijo de Moratalla, que ora ama su tierra, ora siente su condena. Acompañando a estos excelentes textos, aparecen en el libro fotografías que han sido cuidadosamente seleccionadas por el autor, y que engrandecen aún más Años fugitivos.
Ya para finalizar esta semblanza de un gran libro, nos resta felicitar a Francisca Fe Montoya por su fantástica ilustración de la obra, a Gollarín por apostar por un gran escritor, y por supuesto a Pascual García por este gran libro, autor del que sus incondiciones lectores nos sentimos especialmente felices a cada entrega de su ya dilatada obra.








No hay comentarios:

Publicar un comentario