viernes, 20 de diciembre de 2013

                      UN ESCRITOR MARGINADO


                                                                          A Manuel Moyano
                                                                                 
A Chacón ya no le preocupa quedarse sin ideas para seguir escribiendo su primera novela, pero sigue teniendo un gran desasosiego. Lo que hace cuando se queda vacío es que se va al Quiosco de Ideas que acaban de inaugurar en la Calle Trapería y trata de comprar unas cuantas. El dependiente le saca el muestrario y Chacón va eligiendo mientras el otro le va diciendo los precios. El problema es que el pequeño sueldo de oficinista no le da para comprar muchas ideas, por eso trata de comprar las más baratas o  encontrar ofertas, aunque también tiene la impresión de que el dependiente le tiene manía, pues sospecha que éste debe de tener varios muestrarios, pues sabe de algunos escritores tan pobres como él que acuden al mismo establecimiento y sin embargo escriben varias novelas al año y todas de gran calidad.



*Este microrrelato pertenece a mi libro: 'Historias de Chacón' (Editora Regional de Murcia, 2.005)
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario