domingo, 9 de diciembre de 2018


EL RASTRO.

El domingo es día de rastro en Recuerdo. Situado frente al bellísimo palacio Almudí, junto a la pasarela Manterola, el inicio del Paseo del Malecón y el rio Segura a su paso por la ciudad, sin duda un paraje bucólico, una de las miradas más bonitas de la ciudad, podemos encontrar los murcianos de todo, como reza el dicho, de todo hay en botica. Cualquier cosa llama allí la atención, desde el mas rudimentario objeto, hasta curiosidades difíciles de adquirir o desechos, además de arte, libros de viejo, útiles de labranza, móviles, ciertos ropajes, etc. Un laberinto, sin duda, de objetos que raro es que el paseante, el vecino, el turista o el simple curioso, no caigan en la tentación de comprar o interesarse. Día para muchos de descanso y relajo, que buscan abstraerse de la cotidianidad y lugar de encuentro para amigos que quedan a tomar un café, mujeres y hombres que salen a hacer deporte cerca del lugar o jóvenes enamorados que dan un paseo en una barca por el río Segura, y luego acaban visitándolo. Qué más se puede pedir para un domingo cualquiera o ése día tan especial.  Allí pues, nos encontraremos pronto, hoy, el domingo próximo o el siguiente o al otro, a no ser que llueva, y ese día sea una ausencia deseada, una desbandada, un vacío para la ciudad, para quiénes compartimos el amor por los rastros, esos lugares emblemáticos que nos gusta visitar en todas las ciudades a las que viajamos. Del nuestro sólo una pequeña pega, pues no todo son lindezas en la ciudad dominical: faltan puestos y diversidad, debe de crecer en cantidad, que no en calidad pues la posee; pero ese trabajo lo debemos hacer los ciudadanos de a pie que todos los domingos lo visitaremos con frecuencia para animar a los profesionales de allí y de acá a poner sus puestos en el rastro de la ciudad de Recuerdo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

                                               MADUZ                                               Prefiero a lo que miro lo que creo. ...